La experiencia del Content Marketing: más que simple información

PorAlonso Cantuarias

La experiencia del Content Marketing: más que simple información

El Content Marketing‎ o Marketing de Contenidos cobra cada vez mayor relevancia dentro del mundo empresarial. Las marcas necesitan de herramientas que les permitan mejorar su presencia ante sus potenciales consumidores, los mismos que ya están cansados de la publicidad tradicional. No obstante, cabe preguntarse qué clase contenido se brinda ya que puede cometerse el error de compartir información muy superficial o por debajo de las expectativas de los usuarios.

*Preámbulo: el marketing de contenidos se basa en ofrecer contenido (ya sea a través de textos, imágenes o videos) de valor para los usuarios, de modo que se genere un interés genuino hacia la marca.

De un tiempo a esta parte, el marketing de contenidos se ha convertido es una suerte de solución infalible para que una empresa logre acercarse más a sus consumidores, ya sea mediante un mejor posicionamiento, un aumento en el tráfico web, entre otros aspectos. Es así como diversas marcas apuestan por blogs propios o espacios pagados dentro de las páginas webs de diarios o revistas especializadas para brindar información que se relacione a los productos o servicios que ofrecen. Pero es justamente esa información la que puede tener un efecto boomerang si la data que se comparte no es de calidad.

*Entendemos por calidad a los siguientes atributos de la información: novedosa, precisa, confiable/ cotejable, orientada al usuario y fácil de usar.

Pensemos como usuarios. ¿Qué pasaría si vemos un anuncio con un titular llamativo, por ejemplo, cinco herramientas que todo profesional de marketing digital debe conocer, y este no cumple con ser novedoso? Pues nos sentimos decepcionamos. Y ese sentimiento de alguna u otra forma arrastra a la marca que patrocinó el contenido.

Retomando el ejemplo señalado, si el anuncio de “las herramientas que todo profesional de marketing digital debe conocer”  fuera dado por una institución académica de posgrado qué nos puede asegurar que sus programas son exigentes y con contenido a la vanguardia en la educación.  Más allá que los potenciales estudiantes puedan revisar la estructura del programa y el perfil de cada uno de los profesores, ese primer contacto con información insatisfactoria puede ser una innecesaria primera pared que habría podido ahorrarse con un contenido de valor. Justamente, si la información proporcionada hubiera resultado novedosa y enriquecedora, la percepción sobre la marca hubiera aumentado y la expectativa sobre sus productos/servicios sería positiva.

Esta situación nos permite apreciar que si una marca decide emplear el marketing de contenidos dentro de su estrategia comercial deberá contemplar lo siguiente:

  • Se necesita contar con una página web debidamente estructurada y que posea una interfaz amigable para cualquier dispositivo. De nada vale que los usuarios hagan clic al artículo y se topen con un diseño que no se ajusta al móvil o que demore al cargar.
  • Además de contar con una web debidamente estructurada, se necesita contar con un plan de difusión que involucre las distintas plataformas (redes sociales, newsletter, etc.) por las que será difundido el contenido.
  • Publicar contenido es fácil, el reto es que tenga un valor agregado. Para producirlo se necesita contar con especialistas que sepan qué busca y necesita el público de la marca. Crear marketing de contenidos no es simplemente ponerse a escribir un post y acompañarlo de una imagen.
  • Publicar con frecuencia no garantiza un mayor alcance. Si la información que se brinda no es interesante para el usuario no servirá de nada atiborrar de publicaciones las redes sociales. Al contrario, la marca corre el riesgo de perder reputación al brindar información que no es relevante.
  • El marketing de contenidos debe apuntar a un objetivo comercial: matrículas a un programa, ventas directas del producto o servicio que se ofrece, solicitudes de información, captura de información para elaborar una base de datos, etc. De lo contrario, solo se estaría generando contenido.
  • Para que el marketing de contenidos sea eficiente se necesita con un respaldo en la inteligencia comercial que determine qué contenido es el más valorado por los usuarios. En otras palabras, usar indicadores para medir lo que estamos produciendo y difundiendo. Una herramienta que nos puede ayudar a generar indicadores es el Google Analytics para apreciar cuáles son los artículos más leídos, cuáles tienen el mayor tiempo de permanencia y cuáles la tasa de rebote más grande.

About the author

Alonso Cantuarias editor

Comunicador con experiencia al frente de proyectos editoriales y audiovisuales. Viajero, amante del fútbol y la lectura.

Deja un comentario