¿En qué se parece una empresa a una banda de rock?

PorVictor Otarola

¿En qué se parece una empresa a una banda de rock?

Una banda musical, de cualquier género, debe tener dos cosas imprescindibles para lograr objetivos: organización y planificación.

Cada miembro de la agrupación cumple un rol; ya sea por su especialidad o su versatilidad con algún instrumento o por su técnica vocal. Normalmente todos tienen la libertad de aportar ideas para mejorar los temas mediante arreglos, solos, puesta en escena, etc.

Pero, hay casos en los que un integrante -quien vendría a ser el compositor “principal”- se da el trabajo de crear las partes de todos los instrumentos, privando a los demás de dar su opinión y dejando que participen muy poco en la parte creativa. A estos compositores se les conoce popularmente como “tiranos musicales”, ya que dejan sin voz ni voto al resto de la agrupación.

¿Acaso suponen que su participación reducirá el éxito comercial y musical de la banda? ¿Es que dudan del potencial de los demás músicos? ¿Alimentará su ego ser reconocidos como “todistas”?

Aplicado al mundo de los negocios

Los músicos, tales como el guitarrista, el baterista, el bajista, etc. representan las áreas de una empresa (por ejemplo: contabilidad, operaciones y marketing). Cada área por separado jamás podrá ser la totalidad de la empresa; es como si dijéramos que Slash es Guns N’ Roses.

Estas áreas trabajan en conjunto para generar buenos resultados y lograr objetivos. El líder de la banda es, en su mayoría, quien da la cara en los medios, tiene la personalidad organizadora y facilidad comunicativa para con los demás integrantes. Aplicándolo al tema empresarial, vendría a ser el director. Este se encargaría de liderar y asegurar el buen desempeño de la empresa gracias a los atributos personales que posee.

Cabe mencionar que los tiempos han cambiado: las empresas actuales tienen un trato entre jerarquías más horizontal que vertical. La empresa Virgin, por ejemplo, diseña sus organigramas con forma de sistema solar. Esto significa que nadie está por encima de nadie y que todos tienen el mismo nivel de oportunidades. Entraré en más detalle sobre este sistema de organización en un próximo artículo.

Ego: El responsable de separaciones

Este problema es bastante común; ha estado presente en bandas que marcaron historia en la música e incluso sigue siendo un patrón en las bandas actuales.

En muchos casos, los músicos con más habilidad para tocar su instrumento son los más ególatras, irresponsables y quienes tienen la peor actitud. Esto hace que los demás integrantes y la mayoría de sus seguidores no logren conectar con ellos, lo que pone en riesgo la estabilidad e imagen de la banda.

Todos los integrantes de la agrupación son importantes, más no irremplazables. Sin embargo, la separación definitiva de estos músicos tóxicos es riesgosa; la creación de temas podría verse afectada. Es como si tu restaurante favorito cambie al cocinero principal por tener una actitud insoportable con sus compañeros, a pesar de ser un excelente chef. Esto te afectaría como consumidor, porque el producto que conociste se modificó, no existe.

De todas formas, es el precio que hay que pagar para evitar que la empresa se vea afectada y tenga que salir del mercado. Eso sí, es importantísimo que la persona nueva iguale o supere la función que desempeñaba la que se retiró, todo esto para que la empresa siga siendo sostenible.

Sangre, sudor y lágrimas

Al iniciar un proyecto musical tendrás que exhibir tu música por todas partes. En varias ocasiones, tendrás que tocar en bares o aprovechar cada oportunidad que exista para hacerse conocidos poco a poco, aunque no les paguen más que los pasajes, si tienen suerte. Quizás solo verás a tu familia o a tus amigos más cercanos entre el público, en fin. Muchas cosas más por las que pasa una banda nueva que son parte de crecer. Lo mismo puede experimentar una empresa nueva en cuanto a dificultades: colaborar de manera gratuita con gente entre tus contactos realizando proyectos para fortalecer tu portafolio, presentarte ante un posible cliente siendo “nuevo”, aceptar que malbaraten tu trabajo, etc. Son situaciones por las que pasarás al inicio de todo emprendimiento. Así ganarás experiencia, aprenderás poco a poco y sabrás lidiar con todo tipo de situaciones.

Quisiera terminar este artículo con 4 consejos que podrían ayudarte como nueva empresa o banda musical:

  1. Maneja objetivos claros desde el inicio.
  2. Desarrollar tus habilidades de trabajo en equipo.
  3. Mantén una comunicación constante.
  4. Enfócate en satisfacer al público/consumidor.

About the author

Victor Otarola administrator

Baterista independiente, Diseñador Web y viajero. Fundador de kyriac publicidad, Dulicioso Repostería y socio en Sue Gourmet.

Deja un comentario